"Calidad es alcanzar y superar las expectativas de nuestros clientes la primera vez y todas las demás." (American Express)

El desarrollo y comercialización de productos no puede seguir siendo considerados en forma local, pues la competencia externa ataca con calidad y costos de nivel internacional, apareciendo entonces la empresa de clase mundial, capaz de competir en cualquier mercado con las mejores de su ramo.

 

Las empresas en pro del mejoramiento del desempeño de su organización deben dar comienzo a la Implantación del Sistema de Gestión de la Calidad fundamentándose en: El enfoque al cliente, el liderazgo, la participación del personal, el enfoque basado en los procesos, la gestión basada en sistemas, el mejoramiento continuo, la toma de decisiones basadas en hechos y la relación mutuamente beneficiosa con el proveedor.

 

A lo largo del tiempo, los procesos de fabricación se han venido automatizando cada vez más, y como consecuencia, se han ido minimizado las diferencias que poseían los productos artesanales entre si, logrando fabricar productos “iguales”. Es entonces, cuando empiezan a jugar un papel importante otros elementos, como puede ser, por ejemplo, el ofrecer un buen servicio al cliente, para que éste se decante por una u otra empresa. Para ser competitivos hoy en día, es necesario que se garantice al máximo la calidad de los productos y procesos.

 

Los Sistemas de Gestión de la Calidad se basan en la optimización continua de todos los segmentos y recursos de la   organización, y en la colaboración y participación de todos los trabajadores y directivos en las labores de realización,seguimiento y control de las actividades desarrolladas por la empresa.

 

Actualmente, resulta de gran importancia el hecho de obtener un certificado que asegure de cara al exterior, que la organización cumple con el Sistema de Gestión de la Calidad que tiene implantado, como prestigio empresarial y garantía de competitividad en el mercado.

 

Aunque quien verdaderamente va a decidir si una organización merece encontrarse y permanecer en el mercado son los clientes, que son los que realmente van a “auditar” y “certificar” el Sistema de Gestión de la Calidad implantado.

 

BENEFICIOS DE LA IMPLANTACIÓN DE UN SISTEMA DE GESTIÓN DE LA CALIDAD.

 

Los beneficios asociados a la adecuada implantación de un Sistema de Gestión de Calidad (S.G.C), pueden analizarse

considerando dos puntos de vista: uno externo a la empresa y otro interno.

 

Beneficios Internos:

 

■ Aumenta la productividad, al generarse mejoras en los procesos internos.

 

■ Mejora la organización interna, al establecerse una comunicación más fluida, con responsabilidades y objetivos establecidos.

 

■ Incrementa la rentabilidad, como consecuencia directa de disminuir los costes de producción de productos y servicios.

 

■ Mejora la capacidad de respuesta y flexibilidad ante las oportunidades cambiantes del mercado.

 

■ Mejora la motivación y el trabajo en equipo del personal, factores determinantes para un eficiente desarrollo colectivo de la empresa, que permita alcanzar las metas y objetivos propuestos.

 

Beneficios Externos:

 

■ Mejora de la imagen de la empresa, al añadir al prestigio actual de la organización, la consideración que proporciona demostrar que la satisfacción del cliente es la principal preocupación de la empresa.

 

■ Refuerza la confianza de los clientes, al mejorar la capacidad que tiene la empresa para suministrar de forma consistente los productos y/o servicios acordados.

 

■ Mejora la posición competitiva, aumentando los ingresos y la participación de mercado.

 

■ Aumenta la fidelidad de clientes, gracias a las referencias y/o recomendaciones de la empresa.

Implantación de sistemas de gestión de Calidad.

 

Cada vez es mayor el número de empresas que implantan un sistema de gestión de calidad. Las conocemos por el uso de un anagrama que identifica a la empresa certificadora y hace referencia a la Norma UE-EN ISO 9001:2015. 

 

Las empresas están tomando conciencia en forma creciente de la satisfacción del cliente y lo que es más importante, de que su supervivencia depende de esta satisfacción. Por ello, la implantación de este sistema tiene como requisito primordial garantizar la satisfacción del cliente, teniendo en cuenta las características propias del sector en el que la empresa realiza su actividad.

Un sistema de gestión de calidad incrementá nuestra ventaja competitiva en el mercado.

 

“La calidad es el grado predecible de uniformidad y

fiabilidad a bajo coste, adecuado a las necesidades del

mercado” (Edward Deming).

© 2014 by Q10consultores